Altra educació és possible

/Altra educació és possible
Altra educació és possible 2018-03-12T19:07:06+00:00
26 juny 2014

Em sento ben aprop del següent text de l’apreciat professor Dr. Lledó, fragment que m’ha arribat a través de Filolist. Els que vam tenir el plaer de ser alumnes seus a la UdB, recordem que les idees europees aquí mencionades ja les aplicava ell en les seves classes.

 «Nuestros bachilleres, agobiados de exámenes, asfixiados de libros de texto que tienen que aprender, y que, por supuesto, acaban haciéndoles rechazar aquello que aprenden, sin apenas tener con el saber un contacto relajado y estimulador, acaban siendo víctimas de una inícua profanación intelectual […] Es una idea distinta de enseñanza la que domina en los países europeos. […] El aspecto creativo, crítico, se cultiva fundamentalmente sobre la base de trabajos personales en los que se deja crecer y esponjar la capacidad de cada alumno. Los exámenes apenas tienen importancia, porque el profesor, a lo largo del curso, ha ido reuniendo suficientes datos objetivos, y no se cultiva esa liturgia del examen obsesivo que, en determinados mese del año, aflora como una enfermedad crónica y mortal de nuestra pedagogía. […] En nuestro país lo decisivo es que el plan de estudio se cumpla, que el grupo quede atendido y que, a su tiempo, tengan lugar los exámenes. Una Universidad que examina parece que es un Universidad que funciona, aunque el examen no sirva más que para consagrar la superficialidad, y el engaño, sobre la base de conocimientos muertos y de saberes sin substancia.»

LLEDÓ, Emilio: Ser quien eres, citado en la revista Filosofía Hoy, n. 32

He consultat Ser quien eres. Ensayos para una educación democrática i he trobat altres textos semblants.

 «Es en la educación, en los sistemas de enseñanza, en las instituciones docentes donde se hace patente com más claridad nustro atraso y, si me lo permiten, nuestra barbarie.»

«Los exámenes no se preparan. Lo que se prepara o debiera preparar es el conocimiento de una materia, de un saber, de un territorio de conocimiento. El examen es, pues, un paso subsidiario, marginal, en el que sin prisas, sin formalismos, sin la oblogació de memorizar datos insusbtanciales, el universitario pudiese, como lasa en la mayoría de universidades extranjeras, poner a prueba su madurez.»

Del capítulo  La carga de los exámenes, 1982

Leave A Comment